Andrés Buriticá: fotografía, freelance y coworking

Hace un día ventoso, algo raro en Madrid y llego a la calle del Rosario 15, exactamente al punto que me mandaron. Veo una puerta grande y algo interesante ocurre dentro. Relajado y sonriente aparece nuestro protagonista de hoy. Estamos en LA QUINTA DEL SORDO un Coworking del barrio de puerta de Toledo.

¡¡Y esto comienza ya!!

Parece que realmente está todo dispuesto para que podamos tener una charla genial.

¿Quién es Andrés?. Andrés es colombiano de nacimiento y vivió allí hasta los 12 años. A los 19 coge como residencia Madrid tras pasar por EEUU e ir y volver de España a Colombia.

Hablamos sobre los estudios. Como muchos de nosotros, no tenía claro qué estudiar. En su caso eligió ADE en Inglés, carrera que nunca terminó debido a que durante su último año decide realmente dedicarse a lo que le gusta: La Fotografía.

Le pregunto sobre esa duda existencial que hemos tenido y tienen ahora muchos jóvenes cuando estudian una carrera

Fotografía – Andrés Buritica

¿Cuánto es de definitiva esa primera elección? 

Todo en la vida es un aprendizaje y las decisiones que tomas te llevan a puntos diferentes en tu vida. Cada cosa que estudies será un aporte a tu vida.

«Todo te va convirtiendo en lo que eres, si hubiera estudiado fotografía quizás lo hubiera odiado en algún tiempo»

¿Cómo empiezas en el mundo de la fotografía y qué tipo de mensaje te gusta transmitir?

A través de mi afición a la escritura. Quería dedicarme a algo que me sirviera para contar historias. La fotografía, al ser más visual, me daba la oportunidad de ser una puerta de entrada más sencilla y , por tanto, empezó a parecerme más fácil y claro contar historias a través de los dos medios juntos: escrito y visual. 

Mi mensaje podría decir que es, tomarse el tiempo para hacer las cosas bien, no buscar tantos atajos. Intentar ser excelente en lo que haces. Ser humano y honesto.

¿Con qué tipo de clientes trabajas?

Mis contactos y la gente con la que trabajo suelen ser gente cercana a mí. La sinergia van bien y ya sabes que es fácil.  Al inicio, aceptaba trabajos aún cobrando menos para construir mi portafolio. 

A veces es mejor decir que no, y seguir apostando por el presupuesto que crees que vales como profesional, a hacer trabajos mal pagados. Hay gente que se le va de presupuesto, gente que no quiere pagar o incluso que lo quiere gratis.

Si una marca contacta contigo, eso quiere decir que está interesada en tí y eso hace que todo sea más fácil.

¿Cómo seleccionas a tus clientes?

He tenido suerte, casi no he tenido clientes tóxicos. Solo tuve uno y siempre provienen de los círculos más allegados. Actualmente existen multitud de plataformas online donde poder encontrar nuevas personas del sector, hacer colaboraciones o encontrar empresas que se interesen por tu trabajo. 

Me da la sensación de que en la fotografía no hay término medio. Gente que empieza (amateur) y gente que es muy buena. La «deadth zone», la zona intermedia, es la más dura, pues es donde no quieren pagar y donde no hay futuro. Querer triunfar en la fotografía tiene que ser destacando.

 

¿Qué piensas acerca de las colaboraciones?

Una colaboración significa la elección mutua sin ánimo de lucro. Sinergia de creatividad. Es bueno dejar establecidas las pautas y las partes, y sobretodo, que ambas partes ganen. 

Por cierto, tuve una colaboración con el FUNKY MONKEYS. SAGRES HOTEL. un tipo de colaboración válida. Fuimos, nos cubrieron todos los gastos, grabamos nuestras propias vacaciones y  disfrutamos mutuamente del trabajo compartido.

A la hora de ponerte en contacto con los clientes, ¿Qué tipo de acciones llevas a cabo?

Escribo un e-mail brutal, cuyo propósito y principal objetivo  es que quieran quedar y hablar en persona conmigo. Una vez que quedas, es todo conversación y escucha: Es importante saber qué cosas precisa tu futuro cliente. Para ello, es aconsejable darle espacio de expresión, que pueda transmitirte con tranquilidad qué necesita.

Una vez comprendido el trabajo es cuando llega tu acción:  La explicación.

Si me siento contigo y te explico qué valor tiene, te explico lo que voy a hacer, y cómo lo voy a hacer; sí te explico de dónde vengo y cual es el beneficio que puede ganar a través de mi trabajo, es mucho más fácil encontrar un punto intermedio. Algo que nos venga bien a ambos.

¿Este tipo de acciones, las has ido desarrollando a medida que ibas trabajando con clientes?

Bueno sí, más o menos, así es como yo trabajo ahora. Mi forma ha ido evolucionando. Cuando alguien es ya reconocido, le permite elegir y seguir simplemente su estilo. Puede dejar de ser tan flexible.

¿Cómo calculas el Presupuesto?

¡El tiempo es la clave!, de preparación, edición y corrección. Hay un presupuesto en función de cada cliente. No es lo mismo que te contacte una gran empresa, que una empresa que acaba de empezar. También depende mucho de qué tipo de fotografía vayan a hacer, cual sea su soporte y su medio de difusión.

«Un vídeo de 1 minuto no es un minuto de mi tiempo»

¿Y a la hora de cerrar los presupuestos con un nuevo cliente, qué consejos podrías darnos?

Ahí es donde llega la parte de Seguimiento. Si el cliente se ha ido dudoso de nuestra reunión le escribo un e-mail:

“Me gusta mucho el proyecto que tienes en mente”. En cambio, si has cerrado ya el proyecto, tienes que dejar deberes pendientes. Que todos nos vayamos con cosas que hacer y una fecha en la que enviarlas. Es bueno desarrollar relaciones cercanas con la gente con la que se trabaja. Tienes que transmitir seriedad y profesionalidad. Están invirtiendo.

¿Qué tipos de trabajos has realizado últimamente?

Uno de los clientes que me ha dado la posibilidad de evolucionar es  CAFE LEATHER.Es una empresa textil que trabaja productos elaborados con piel.  Sus proyectos son cada vez son más grandes y su imagen apuesta por el diseño de calidad. 

Lo bueno de trabajos así, es que gracias a ellos comienzas otros trabajos, fue así como conocí a otra marca con la que ahora trabajo NOUR ON THE MERCHANT .

¿En qué punto te encuentras ahora ? ¿Tienes algún proyecto personal?

Tras 10 años de no volver a Colombia, hicimos un viaje y me sirvió para reconectarme y seguir conociéndome, algo bueno para evolucionar. Allí quise contactar con clientes extranjeros.

Además, tengo  un proyecto con un amigo que hace 2D y estoy escribiendo un guión. Me gusta el rollo CIBERPUNK. Enfocado en el futuro distópico , donde desarrollo un universo y creo personajes que tienen conflictos entre sí. Estoy todavía en la parte inicial del proyecto. Los guiones se tienen que reescribir constantemente, puesto que para contar una historia tiene que haber picos como en una gráfica. Las marcas y lo privado es lo que me ayuda a poder enfocarme en proyecto con una mayor dimensión.

Por otro lado, estoy muy interesado en la parte de redes sociales. Me gustaría ser embajador de una marca relacionada con el mundo del viaje, porque conecta contar historias con viajar y las relaciones sociales. 

He empezado hace un mes a trabajar en La quinta del Sordo. ( Espacio cultural, dedicado al mundo del arte, del juego, jam y abierta)

¿Cómo elegiste y qué tal se trabaja en un coworking?

Un coworking tiene que realizar talleres, te ayuda y te asesora, no te consigue clientes, pero te salen cosas gracias a estar trabajando allí. Mucho sitios van a su bola. Entonces, eso es una simple mesa, un espacio sólo con escritorios y ordenadores.

un coworking tiene normas en horarios, limpieza y convivencia. Incluyen tu perfil en la web. Fotos tuyas, fotos de tu trabajo.

Nos despedimos, y vuelvo a casa andando por las largas calles de Madrid. Voy más ligera que cuando llegué y reflexiono sobre esta gran conversación. Andrés nos acaba de demostrar que con empeño se consiguen las cosas.

Sí queréis contactar con él:

Andrés Buriticá

Fotógrafo

×

Contacta de manera más directa

×